Cómo pueden las células inmunes reconocer y controlar el VIH cuando se interrumpe la terapia

Nuevos hallazgos revelan cómo las células inmunes específicas del VIH-1 pueden reconocer partículas virales que tienen la capacidad de rebote después de las interrupciones de la terapia antirretroviral, con implicaciones para las nuevas estrategias de tratamiento.

Las células inmunes que pueden reconocer las células residuales infectadas por el VIH en las personas que viven con el VIH (PLWH) que reciben terapia antirretroviral (ART) permanecen activas durante años, según un nuevo estudio publicado hoy en eLife.

Los hallazgos también sugieren que la mayoría de estas células inmunes, llamadas células T CD8 +, deberían tener la capacidad de detectar las células infectadas por el VIH que impulsan el rebote del VIH-1 después de las interrupciones del tratamiento. Este conocimiento podría contribuir al desarrollo de nuevas estrategias curativas contra la infección por VIH.

Photo by cottonbro on Pexels.com

El TAR ha transformado al VIH-1 de una enfermedad fatal a una condición crónica en las PLWH. Sin embargo, quienes tienen la infección deben portarla para el resto de sus vidas, ya que interrumpir el tratamiento a menudo permite que el virus se recupere en semanas. Este rebote es el resultado de las células que albergan el ADN del VIH-1 que está integrado en el genoma humano.

Si bien más del 95% del ADN proviral es incapaz de replicarse y reactivar el VIH-1, la fracción restante que definimos en nuestro estudio como el ‘reservorio del VIH-1’ mantiene su capacidad para producir partículas de virus infecciosos y provocar un rebote viral”. explica la autora principal Joanna Warren, investigadora postdoctoral en el Departamento de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, EE. UU. “El reservorio de VIH-1 más grande y mejor caracterizado reside en las células T CD4 + ‘en reposo’, que circulan en la sangre y tienen una larga vida”.

Hay un par de estrategias que permiten a las personas con VIH-1 suspender el TAR sin que se produzca un rebote viral. Ambos enfoques pueden aprovechar las células T CD8 + específicas del VIH-1 para lograr la reducción o eliminación del reservorio del VIH-1. Sin embargo, las variaciones (o mutaciones) en las partículas virales que existen en el reservorio del VIH-1 pueden limitar la capacidad de estas células T para reconocer y eliminar las células infectadas por el virus, lo que significa que las células pueden escapar a la detección y causar un rebote viral. “En nuestro estudio, queríamos determinar la frecuencia y los patrones de las mutaciones de escape de las células T en el reservorio del VIH-1 de las personas que reciben TAR”, dice Warren.

Cómo se hizo el estudio

Para hacer esto, el equipo midió las respuestas de células T específicas del VIH-1 y aisló el virus reservorio en 25 PLWH que están en TAR. De estos participantes, cuatro comenzaron el TAR durante la infección aguda por VIH-1, lo que significa que los niveles del virus se controlaron temprano, mientras que los otros 21 comenzaron el TAR durante la infección crónica por VIH-1, lo que significa que ocurrió una mutación considerable del virus antes de que se controlaran los niveles del virus.

En el proteoma del VIH-1 (el conjunto completo de proteínas expresadas por el virus) para cada participante, el equipo identificó epítopos de células T (regiones de proteínas que desencadenan una respuesta inmune). Secuenciaron los virus del VIH-1 “excrecencia” de las células T CD4 + en reposo y probaron mutaciones en los epítopos de las células T para determinar su efecto sobre el tamaño de la respuesta de las células T. Estas estrategias revelaron que la mayoría (68%) de los epítopos de células T no albergaban mutaciones de escape detectables, lo que significa que podrían ser reconocidos por las células T circulantes.

“Nuestros hallazgos muestran que la mayoría de las células T específicas del VIH-1 en personas que reciben TAR pueden detectar virus del VIH que tienen la capacidad de recuperarse después de la interrupción del tratamiento”, concluye el autor principal Nilu Goonetilleke, miembro del cuerpo docente del Departamento de Microbiología e Inmunología. , Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. “Esto sugiere que las células T probablemente ayuden a controlar el rebote viral y podrían aprovecharse en futuras estrategias de tratamiento contra el VIH”.

Un estudio de la Universidad de Pittsburgh resuelve un misterio del VIH

Los ‘repliclones’ tienen la culpa de que el virus todavía aparezca en la sangre en algunos pacientes

En algunos pacientes con VIH que toman medicamentos, el virus todavía aparece en su sangre. Un estudio dirigido por John Mellors ha descubierto que los culpables son los “repliclones”, grandes clones de células infectadas por el VIH que producen partículas de virus infecciosos.

Mellors

Cada vez más, los médicos perplejos se han puesto en contacto con el jefe de enfermedades infecciosas de UPMC, un experto en VIH / SIDA muy respetado, describiendo a un paciente con VIH que insiste en que se adhiere al régimen de medicación diario destinado a mantener el virus bajo control, pero las pruebas dicen lo contrario.

Parece que el virus todavía aparece en la sangre del paciente, lo que los médicos pensaban que no podría ocurrir cuando la infección se controla con medicamentos. Los científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh informan hoy que han resuelto el misterio y la respuesta tiene implicaciones clínicas.

En un estudio publicado en el Journal of Clinical Investigation, los investigadores de enfermedades infecciosas de Pitt demuestran que el problema no es la falta de adherencia a la medicación o la resistencia a las drogas. En cambio, los pacientes son víctimas de lo que los científicos han denominado “repliclones”, grandes clones de células infectadas por el VIH que producen partículas de virus infecciosos.

“Descubrimos que los repliclones pueden crecer lo suficiente y producir suficiente virus para que parezca que la terapia antirretroviral no está funcionando completamente, incluso cuando lo está”, dijo el autor principal John Mellors, quien ocupa la Cátedra Endowed for Global Elimination of HIV and AIDS, y es jefe de la División de Enfermedades Infecciosas de Pitt y UPMC.

El VIH se replica tomando el control de la maquinaria de una célula y usándola para producir más virus, que luego pueden infectar otras células. La terapia antirretroviral, que se toma a diario, evita que el virus infecte nuevas células. Por lo tanto, aunque el VIH todavía no se puede curar, se puede controlar hasta el punto de que no sea detectable en los análisis de sangre.

Elias Halvas, profesor asistente de investigación de la División de Enfermedades Infecciosas de Pitt, y Mellors dirigieron un equipo multidisciplinario de científicos del VIH con base en los EE. UU. Para investigar los registros médicos y la sangre de ocho pacientes con viremia del VIH no suprimible, es decir, virus detectable en la sangre. —A pesar de la adherencia a los medicamentos antirretrovirales. Las muestras repetidas de la sangre de cada paciente revelaron secuencias genéticas virales idénticas que no cambiaron con el tiempo.

“Esto indica que, en los pacientes individuales, el virus en su sangre provenía de fábricas celulares idénticas”, dijo Halvas.

En resumen, en lugar de que el virus infecte nuevas células, las células productoras de VIH ya infectadas se están convirtiendo en grandes clones que producen y liberan virus. Los medicamentos actuales para la infección por VIH impiden que el virus infecte nuevas células, pero no afectan la producción de virus a partir de células o clones de células que ya están infectadas.

“Aunque no tenemos evidencia de que el virus producido por estos repliclones esté infectando nuevas células, lo que sería perjudicial para el sistema inmunológico del paciente, podrían causar otros problemas, como inflamación crónica”, dijo Mellors, quien también es Profesor distinguido de Medicina en Pitt. “Si el paciente dejara la terapia con medicamentos, el virus podría tener una ventaja en la recuperación. Y los repliclones son una barrera clave para desarrollar una verdadera cura para el VIH “.

La implicación inmediata de su descubrimiento, dijo Mellors, implica informar a los médicos y pacientes que la viremia del VIH puede ser causada por repliclones. Esto puede ayudar a los médicos a desarrollar planes de manejo de enfermedades que puedan permitir la continuación del régimen antirretroviral actual, sabiendo que cambiar el régimen de tratamiento puede no suprimir la viremia. En cambio, el paciente puede ser monitoreado a lo largo del tiempo para excluir el desarrollo de resistencia a los medicamentos, lo que impondría un cambio en la medicación, en pacientes con repliclones.

Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com

A largo plazo, los científicos deben descubrir cómo los repliclones escapan a la atención del sistema inmunológico y cómo se pueden eliminar de manera eficiente para curar la infección. Si bien se necesita más investigación, Mellors y su equipo especulan que repliclones más pequeños y menos fáciles de detectar pueden estar presentes en todo el cuerpo y ser responsables del rápido repunte del VIH en los pacientes que suspenden su terapia. Una complejidad adicional es que no todas las células de una repliclona pueden estar produciendo el virus al mismo tiempo y, por lo tanto, podrían permanecer ocultas al sistema inmunológico como un reservorio latente o invisible del VIH.

Muchos científicos de todo el mundo están trabajando arduamente para exponer el reservorio del VIH y destruirlo“, dijo Halvas.

Esta investigación fue financiada por el Instituto Nacional del Cáncer; el Instituto Médico Howard Hughes; la Fundación Bill y Melinda Gates; el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas; la Oficina de Investigación del SIDA; la Sociedad Americana Contra El Cáncer y la Unidad de Ensayos Clínicos sobre VIH / SIDA de la Universidad de Rochester.

Fuente: Pittwire

14 años ya de Carteles sobre el Sida en Zaragoza

XIV CERTAMEN DE CARTELES: ‘EN EL SIDA PINTAMOS TODOS’

Convocado por el Exmo. Ayuntamiento de Zaragoza, a través del Área de Acción Social y Familia y en colaboración con Omsida, Centro Alba, Mucha VIHDA, Médicos del Mundo, Aplec, Somos LGTBI y Escuela Superior de Diseño de Aragón;
Los Twitters de estas Asociaciones son: @omsidazgz @centroAlba_ @MedicosdelMundo @Somos_LGTBI @SomosLGBT1@SomosLGTBI @zaragoza_es @SaludPublicaAra @muchavihda

Y con las siguientes bases:

Base 1ª. La temática de los trabajos estará relacionada con el VIH-SIDA.

Con este certamen se pretende que los/as jóvenes plasmen su percepción en relación al VIH-SIDA en un cartel que muestre inquietudes sobre el tema y ayude al compromiso social sobre la infección.

Photo by Miguel u00c1. Padriu00f1u00e1n on Pexels.com
Seguir leyendo “14 años ya de Carteles sobre el Sida en Zaragoza”

SIDA y CORONAVIRUS, una oportunidad para aprender

Un nuevo informe de ONUSIDA pone de manifiesto cómo los países que están lidiando con la COVID-19 hacen uso de la experiencia y la infraestructura de la respuesta al sida para garantizar una respuesta más sólida ante ambas pandemias.  COVID-19 and HIV: 1 moment, 2 epidemics, 3 opportunities—how to seize the moment to learn, leverage and build a new way forward for everyone’s health and rights  (COVID y VIH: 1 momento, 2 epidemias, 3 oportunidades—cómo sacar el máximo partido de este momento para aprender, potenciar y construir un nuevo camino para los derechos y la salud de todos) muestra que al identificar los cambios de dinámica necesarios, es posible encontrar sistemas que sean efectivos, inclusivos, equitativos y con suficientes recursos.

«Dadas las dimensiones épicas de esta emergencia, el mundo necesita unidad y solidaridad», afirmó António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas. «Nuestra lucha de décadas contra el VIH nos aporta conocimientos esenciales. Si prestamos atención a lo que hemos aprendido y trabajamos juntos, podemos garantizar que las respuestas sanitarias nacionales cumplan la promesa de la Agenda para el Desarrollo Sostenible de 2030 y para la salud y el bienestar de todos».

Las tres oportunidades que se ponen de relieve en el informe son: (1) que los principales conocimientos adquiridos de la respuesta al VIH deberían iluminar el camino para las respuestas frente a la COVID-19; (2) cómo la infraestructura existente para el VIH está de alguna manera guiando ya las respuestas ante la COVID-19 y tiene el potencial para impulsar un progreso acelerado; y (3) cómo las respuestas a la COVID-19 y al VIH ofrecen una oportunidad histórica de construir un puente hacia sistemas de salud flexibles y orientados a resultados que funcionen para las personas.

«Estamos ante una oportunidad única de reinventar los sistemas sanitarios», declaró Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA. «Todas las miradas están puestas en la salud, los sistemas sanitarios y la atención sanitaria, con el deseo de los países de estar mejor equipados no solo para combatir la COVID-19, sino también para crear sociedades más sanas y resilientes. Podemos sacar provecho de esta oportunidad y aprender del VIH y de la COVID-19 para implementar cambios sustanciales que nos permitan desarrollar sistemas sanitarios basados en los derechos, equitativos y centrados en las personas».   

Photo by bongkarn thanyakij on Pexels.com

El informe destaca cómo la respuesta al VIH puede contribuir a lanzar una respuesta acelerada frente a la COVID-19 de manera que pueda ayudar a garantizar que dichos esfuerzos no vayan en detrimento de la respuesta al VIH o de otras prioridades sanitarias esenciales.  Al mismo tiempo que el mundo concentra todos sus esfuerzos en frenar la propagación de la COVID-19, es también necesario redoblar esfuerzos para limitar cualquier interrupción y promover una pronta recuperación de los servicios relacionados con el VIH. Esto incluye el garantizar el suministro ininterrumpido de productos y tecnologías esenciales para el VIH y otras prioridades sanitarias a nivel mundial.

«Hasta la fecha, la COVID-19 ha causado un significante número de pérdidas humanas en muchas comunidades, pero sobre todo en aquellas donde las desigualdades hacen a las personas más vulnerables a los problemas de salud. El poder sacar provecho de la infraestructura y la mano de obra existentes para el VIH ha ayudado a mitigar lo que podría haber sido una situación muchísimo peor», afirma José M. Zuniga, presidente y director ejecutivo de la Asociación Internacional de Proveedores de Atención al Sida y coorganizador de Virtual Fast-Track Cities 2020 junto con ONUSIDA. «No obstante, con el actual presupuesto para el VIH sustancialmente mermado, el mundo necesita urgentemente incrementar las inversiones en las respuestas tanto al VIH como a la COVID-19 y no desplazar una para responder a la otra».

La amplia, dinámica y ágil infraestructura que se ha construido en torno a la respuesta al VIH, incluida la prestación de servicios innovadores y dirigidos por la comunidad, se está aprovechando de muchas formas para reforzar la respuesta a la COVID-19. Por poner algunos ejemplos, 280 000 trabajadores sanitarios formados dentro del Plan de emergencia del Presidente de los Estados Unidos para paliar los efectos del SIDA están ahora mismo trabajando en primera línea frente a la COVID-19 en muchos países con ingresos bajos y medios. Además, 17 centros de referencia para el tratamiento del VIH en Marruecos funcionan actualmente como servicios de primera línea para el tratamiento de la COVID-19. En Nueva York, la organización no gubernamental para el VIH Housing Work ha abierto dos refugios destinados a personas sin hogar que han dado positivo en la prueba de COVID-19.

El informe pone de relieve que, aunque difieran en muchos sentidos, la COVID-19 y el VIH tienen muchas características en común y que, si tenemos en cuenta las lecciones fundamentales aprendidas del VIH, podremos evitar muchos errores en la respuesta a la COVID-19. Un elemento clave es la aceptación y el liderazgo de las comunidades. El activismo comunitario ha acelerado la entrega de medicinas para el VIH que salvan vidas, la vigilancia por parte de la comunidad ha alertado a los funcionarios de la peligrosa merma de las reservas de medicamentos y las comunidades han hecho entrega a domicilio de pruebas para el VIH y de servicios para el tratamiento. De esta forma también han liderado esfuerzos para eliminar leyes punitivas que alejan de los servicios de salud fundamentales a gais y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, trabajadores sexuales y personas que consumen drogas.

El informe muestra asimismo la importancia de fundamentar toda respuesta sanitaria en los derechos humanos y la necesidad de respuestas que transformen los aspectos relativos al género. Otras acciones incluyen el refuerzo de sistemas estratégicos de información que permitan transmitir rápidamente datos fiables sobre la pandemia para poder identificar así nuevos brotes, una coordinación a nivel mundial, voluntad política constante y una respuesta multisectorial. 

«La aparición de la COVID-19 ha dejado al descubierto la debilidad subyacente de los sistemas sanitarios, que han demostrado su falta de recursos, de preparación y de sostenibilidad», declara Byanyima. «ONUSIDA insta a que se replanteen los sistemas sanitarios para garantizar que estos sean inclusivos, justos y equitativos».

Los sistemas sanitarios del futuro tienen que estar preparados para enfrentarse a cualquier nueva crisis sanitaria de gran magnitud y para eso necesitan ser ágiles, estar orientados a los resultados y centrados en las personas. La epidemia de COVID-19 y la respuesta al VIH deberían usarse como una oportunidad para rediseñar los sistemas sanitarios de manera que funcionen para las personas, se maximice la eficiencia y eficacia, atraigan suficientes recursos y hagan partícipes a las comunidades como aliadas fundamentales para la salud. 

La conferencia Virtual Fast-Track Cities 2020 tendrá lugar el 9 y el 10 de septiembre y reunirá a unos 1500 representantes de más de 300 ciudades y municipios de todo el mundo para debatir las respuestas a la COVID-19 y al VIH en las ciudades. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos, pronunciará el discurso de apertura y ONUSIDA hablará sobre la importancia de la continuidad de los servicios relacionados con el VIH durante la COVID-19, así como debatirá estrategias de mitigación para proteger los logros alcanzados en la respuesta al VIH. 

ONUSIDA

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para hacer realidad su meta global de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. ONUSIDA aúna los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados mundiales y nacionales para poner fin a la epidemia de sida para el 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Obtenga más información en unaids.org y conecte con nosotros a través de FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Fuente: unaids.org

El coronavirus se comporta como una ETS

En el SARS-CoV-2 los síntomas pueden no aparecer hasta después de que los infectados hayan estado propagando el virus durante varios días. Su diseminación viral más alta se da uno o dos días antes de que la persona infectada muestre síntomas. Dicho de otro modo, solo te sientes enfermo cuando el virus ya ha logrado su objetivo evolutivo: propagarse.

Los brotes que sistemáticamente provocan síntomas severos son más fáciles de acorralar mediante medidas de salud pública, ya que es más sencillo detectar a los individuos infectados. Sin embargo, el SARS-CoV-2 puede infectar a comunidades enteras de forma sigilosa porque muchos de los infectados no presentan ningún tipo de síntoma.

Seguir leyendo “El coronavirus se comporta como una ETS”

Medicación contra el Sida para parar el coronavirus

Médicos tailandeses aseguran que han tratado con éxito el nuevo coronavirus con tres medicamentos

Desde que apareció el coronavirus, investigadores de todo el mundo están buscando una vacuna para erradicarla. Parece que una medicación contra el sida ha sido efectiva en algunos casos.

Tenemos algunos ejemplos, pues médicos tailandeses aseguran que han tratado con éxito el nuevo coronavirus con tres medicamentos. Han tratado a una mujer china de 71 años infectada del nuevo coronavirus originado en China utilizando un antigripal y dos medicinas específicas para tratamientos por sida.

Según Europa Press, los médicos han explicado que estos medicamentos reducen eficazmente los síntomas de la neumonía causada por el coronavirus apenas 48 horas después de iniciado el tratamiento.

Seguir leyendo “Medicación contra el Sida para parar el coronavirus”

Nkosi Johnson, el niño activista que luchó por la igualdad y contra el sida en África

Google le rinde homenaje al niño sudafricano que se convirtió en símbolo de la lucha contra el sida / Murió a los 12 años a consecuencia de este mal

Nkosi Johnson debería estar cumplido hoy 31 años. Sería, acaso, un exitoso jugador de rugby, deporte muy popular en su natal Sudáfrica, o un dedicado médico cirujano o futbolista; además de un amoroso esposo y padre de familia.

Pero Johnson no llegó, ni siquiera, a la mayoría de edad, a ese momento cumbre entre la adolescencia y la adultez para encaminarse hacia las metas trazadas o a perseguir sus más anhelados sueños. Murió a los 12 años. Murió a consecuencia del SIDA.

Google le rinde un homenaje por su onomástico con un conmovedor doodle: Nkosi está parado en un escenario con traje marrón, hablándole al público, directo al corazón. El trazo es obra del artista Kevin Laughlin.

DOODLE NKOSI
Doodle Nkosi Johnson

Como muchos niños pobres en Sudáfrica, Johnson nació siendo seropositivo. Cuando los médicos supieron de su existencia su reloj biológico marchaba encuentra regresiva y a toda velocidad. Sudáfrica, para tener un panorama más cercano y a la vez alarmante, tiene el mayor número de casos de VIH en el África subsahariana, con 7,7 millones de personas que viven con el virus.

Nació en febrero de 1989, su madre falleció en 1997 en Johanesburgo (también por el sida), y la familia que debía hacerse cargo de él lo rechazó por su enfermedad.

Pero lejos de ser una estadística más, una cifra de muchos dígitos de niños sin rostros, el destino le deparó Nkosi un papel fundamental que lo colocó al mismo nivel de Nelson Mandela, por lo que hizo y porque nos dejó.

Una vida llena de lucha

Tras ser adoptado por Gail Johnson, una oficial de relaciones públicas de la capital sudafricana, el pequeño Nkosi fue víctima de la más absurda discriminación. La escuela donde fue matriculado, al enterarse que era portador del Sida, le negó el ingreso. Junto a su madre adoptiva iniciaron juntos una lucha legal que ganaron ante Corte Suprema. Logró estudiar y establecieron Nkosis Haven, una oenegé que sigue activa hoy en día y que proporciona un hogar seguro y atención médica a las familias afectadas por el sida.

A raíz de esa lucha, el niño fue invitado a varias ponencias para generar conciencia convirtiéndose en el símbolo de la lucha contra esta enfermedad.

Pero fue su participación en la Conferencia Mundial sobre el Sida celebrada en Durban, que nos hizo ver lo ridículamente egoístas que pueden ser las personas que nos gobiernan cuando se trata de ayudar a quien más lo necesite.

“Cuídanos y acéptanos, todos somos seres humanos. Somos normales. Tenemos manos. Tenemos pies. Podemos caminar, podemos hablar, tenemos necesidades como todos los demás. No nos tengas miedo. todos somos iguales!”, fueron las palabras que Nkosi pronunció ante los gobernantes.

Durante su discurso, además, abogó por la entrega, por parte del gobierno, de drogas retrovirales a mujeres embarazadas, para prevenir la transmisión del mal a sus niños.

Con los tratamientos antisida, este niño pudo alargar su vida más que pudo y recibir el amor que le negaron y la admiración que no pidió, pero que lo hizo sonreír.

El 1 de junio del 2000 falleció mientras dormía. Su madre adoptiva informó que su hijo pesaba menos de 10 kilos.

“Que su vida y su ejemplo nos sirva para ser fuertes y resistir en nuestra lucha contra esta maldita enfermedad. Se ha ganado todo el honor, respeto y dignidad que le podamos conceder”, manifestó Mandela en los meses finales de agonía de Nkosi.

La organización KidsRight creó el Premio Internacional de la Paz Infantil en 2005. Cada año, el premio, una estatuilla “Nkosi”, se entrega a un joven ganador celebrado por promoción de los derechos del niño.

Fuente: Elperiodicodearagon

Las enfermedades de transmisión sexual se disparan en cuatro años

Aunque el sexo ya no es socialmente un tema tabú, sí existe mucho pudor a contar que se ha contraído una enfermedad de trasmisión sexual. Sífilis, gonorrea, clamidia o VIH son algunas de las patologías más habituales y todas ellas se han disparado en Aragón (también en España) en los últimos cuatro años. Los datos confirman un «aumento progresivo» de la incidencia en la comunidad que, en la mayoría, ha estado por encima del doble de los afectados.

Desde la Dirección General de Salud Pública señalan que es «difícil precisar» si dicho incremento se debe a una mejor notificación de los casos gracias a los diferentes programas y planes de prevención y pruebas de diagnóstico precoz o bien a un aumento real de los diagnósticos.
Según los datos del Gobierno de Aragón, durante el 2018 (los últimos confirmados) hubo 577 nuevos casos de infecciones sexuales, casi cien más que en el 2017. Por tipos, hubo 237 afecciones de clamidia; 160 de gonorrea; 136 de sífilis y 114 del virus VIH. En comparación con años atrás, la evolución de todos estos números asusta y las gráficas evidencian una situación de crecimiento.

La clamidia

En el caso de la clamidia, donde hasta el 90% de las infecciones son asintomáticas en mujeres y eso dificulta la detección de casos al tiempo que favorece su transmisibilidad, hubo 97 casos en el 2014 y en el 2015, que crecieron a 153 en el 2016, a 199 en el 2017, y a los 237 del 2018. Este último dato supone más del doble (137 más) que hace cuatro años. La infección por clamidia aumenta el riesgo, además, de contraer la infección por VIH.

El VIH

Precisamente esta patología de transmisión sexual, el VIH, viene sobrepasando los cien casos anuales en Aragón en los últimos años. Si bien entre el 2012 y el 2015 los afectados fueron una centena, en el 2016 se alcanzó la cifra de 120 nuevos casos de VIH, que bajaron a cerca de 110 en el 2017 y volvieron a crecer hasta los 114 en el 2018.

El patrón de este virus ha variado, ya que en el pasado la transmisión predominante era entre usuarios de drogas por vía parentela, pero en la actualidad el VIH se transmite mayoritariamente por vía sexual, con una tendencia «ascendente» en la práctica de riesgo entre hombres que tienen sexo con hombres.

La sífilis

En cuanto a la sífilis, el incremento en Aragón es muy claro. En el 2018 hubo 136 casos, mientras que en el 2014 apenas se rondaron los 80. El pico se alcanzó en la comunidad en el 2017, con alrededor de 140 nuevos afectados. El aumento en estos años también se ha dado en Europa y las consecuencias de esta infección puede dar lugar a problemas durante la gestación en la madre, que se puede transmitir durante el embarazo y el parto.

PRÁCTICAS CON HOMBRES

Por último, la incidencia de gonorrea en la comunidad va al alza. En el 2014 se llegó hasta los 70 casos, pero es que durante el 2018 se han alcanzado los 160 afectados. Es decir, 90 detecciones más.

El incremento ha sido progresivo pasando de los 70 del 2014 a los casi 90 del 2015; los 100 del 2016; los 120 del año 2017 y los 160 del 2018. Este último marca el récord de afectados por gonorrea en Aragón. En cuanto al perfil, son los hombres que tienen sexo con hombres de forma mayoritaria quienes contraen esta enfermedad y, por edad, los que tienen de 15 a 29 años los más afectados.

Se apunta también a una falta de formación afectivo-sexual como causante del aumento de las infecciones de transmisión sexual. No obstante, que las personas tengan la información no sirve para nada cuando, por ejemplo, se consumen drogas y alcohol. La ingesta de estas sustancias hace que la educación sexual desaparezca y, de hecho, hay drogas pensadas para tener relaciones sexuales y fomentarlas.

Lo cierto es que otra causa del aumento de los casos documentados son los avances tecnológicos en las herramientas diagnósticas. Hace años no se ofrecían las facilidades de ahora en la detección o en los métodos precoces. Esa capacidad de llegar a más gente también repercute en la detección y aparición de más casos. En el caso del VIH, por ejemplo, ya es viable obtener el autotest en farmacias o acudir a centros como Omsida para hacerse la prueba de manera confidencial y gratuita. 

Fuente: El Periódico de Aragón

Las personas jóvenes y los hombres tienen menos posibilidades de conocer su estado serológico

Es fundamental que las personas que viven con el VIH sepan cuál es su estado serológico. Si las personas saben que son seropositivas, pueden acceder al tratamiento para mantenerse sanas. Y, una vez que el tratamiento reduce su carga viral hasta un nivel indetectable, ya dejan de poder transmitir el virus a sus compañeros sexuales. Sin embargo, suele haber grandes disparidades en cuanto al conocimiento del estado serológico, tanto en función del punto geográfico como del grupo de población del que estemos hablando.

En África oriental y meridional, por ejemplo, las personas jóvenes y los hombres que viven con el VIH tienen muchas menos posibilidades de averiguar su estado serológico: mientras que el 90 % de las mujeres de 25 años o más que viven con el VIH conocían su estado serológico en 2018 (gracias, en gran parte, al éxito de los esfuerzos por prevenir la transmisión maternoinfantil del VIH), en el caso de los hombres el porcentaje solo era del 80 %. Entre las mujeres jóvenes de 15 a 24 años un 66 % conocía su estado serológico, pero entre el grupo de los hombres jóvenes, sin embargo, tan solo un 50 % era sabedor de su estado serológico. En África occidental y central, las brechas son aún mayores.

Adultos que conocen su estatus

Fuente: onusida